La presentación anticipada de la declaración jurada del Impuesto a las Ganancias no extingue la obligación de cancelar los anticipos ni sus intereses resarcitorios.